Pensamientos

jueves, 14 de febrero de 2008

Me parece semejante a los dioses

Φαίνεταί μοι κῆνος ἴσος θέοισιν
ἔμμεν' ὤνηρ, ὄττις ἐνάντιος τοι
ἰσδάνει καὶ πλάσιον ἆδυ φωνεΐ-
σας υπακούει,

καὶ γελαίσας ἰμέροεν, τό μ' ἦ μὰν
καρδίαν εν στήθεσιν ἐπτόαισεν.
ὠς γὰρ ἔς σ' ἴδω βρόχε', ὤς με φώνη-
σ' οὐδὲν ἔτ' εἴκει,

ἀλλὰ καμ μὲν γλῶσσα ἔαγε, λέπτον
δ' αὔτικα χρῶι πῦρ' ὐπαδεδρόμακεν,
ὀππάτεσσι δ' οὐδὲν ὄρημμ', ἐπιρρόμ-
βεισι δ' ἄκουαι-

έκαδε μ' ἴδρως κακχέεται, τρόμος δὲ
παῖσαν ἄγρει, χλωρότερα δὲ ποίας
ἔμμι, τεθνάκην δ' όλίγω 'πιδεύης
φαίνομ' ἔμ' αὔται

αλλά παν τόλματον, ἐπεὶ καὶ πένητα

Estas palabras tienen unos dos mil seiscientos años. Casi nada. Los sentimientos que describen no tienen fecha de caducidad.

Me parece semejante a los dioses ese hombre que, sentado frente a ti, a tu lado, escucha tu dulce voz y tu risa adorable ...

¿Quién no ha sentido esa sensación de impotencia de contemplar a la persona amada con otra pareja? Sentir que el otro, la otra es semejante a los dioses, cercano a la divinidad, porque puede disfrutar de cerca al ser amado ...

El poema sigue con una impresionante descripción de los síntomas del amor:

Me ha dado un vuelco el corazón dentro del pecho; apenas te miro, ya no me es posible hablar, sino que mi lengua se hiela, un leve fuego me corre bajo la piel, nada pueden ver mis ojos, me zumban los oídos, me cubre el sudor, un temblor me posee toda, me siento más pálida que la hierba y me parece que estoy cerca de morir ...


Celebramos un día que algunos llaman un invento comercial, aunque sabemos que es una festividad que enlaza con el mundo clásico. Es un día para mandar mensajes a esas personas a las que se ama, a las que se sabe cerca, a las imposibles de alcanzar, a las que se saben amadas, a las que ni siquiera sospechan nuestros sentimientos.

Podemos usar las palabras de Safo, la adaptación latina, o la resemantización que trabajamos en Referentes:



De cualquier modo, es una hermosa excusa para hablar en clase de lírica arcaica y del nacimiento del yo poético en la literatura occidental.

A veces se me olvida, pero hace poco un buen amigo (amigo es el que se ama, amado el que se deja amar) despertó de nuevo una vena intimista que creía agotada. No sé si pedirle perdón por este despilfarro sentimental, echarle la culpa o darle las gracias por ello. A mí me ha gustado recuperar la sonrisa abandonada y disfrutar de los almendros en flor que veo desde la ventana.

11 comentarios:

Javi dijo...

Ohhh, qué bonito Ana, primero por el poema de Safo, inmortal donde lo haya, y segundo por tus dulces palabras, dignas para un día para muchos especial.

*~~perséfone~~* dijo...

hay que ver los años que tiene el poema y lo que se parece a los actuales...

Esta muy bien escogido para este día tan especial. Me encanta.

Feliz día de San Valentín a tod@s!!!

ANNA dijo...

Que bonito e intenso es el poema!!!

Hoy es un buen día de tener la excusa para sacar nuestra parte más romántica que todos tenemos.

El poema parece que sea actual y, ya ves, tiene 2600 años. Es impresionante.
Viendo el poema no hay diferencia entre lo que sentían las personas de la Antigua Grecia y yo misma.

Me ha gustado mucho.

Esther dijo...

En este día tan especial, un poema clásico siempre especial.
Muchas felicidades

Esther dijo...

Ana, quedás totalmente a invitada a formar parte de Bohème dans la Lune, te lo regalo , porque si escribieras estás hermosísimas palabras llenas de sentimientos por allí, todo se llenaría de amor e ilusión.
Me gusta ver que no soy la única que se deja llevar muchas veces por los sentimientos,lo he visto en esta entrada y en los temas tratados últimamente en clase.
Este poema demuestra que el amor siempre es y siempre ha sido algo muy grande y hermoso.
Un abrazo. Pd: Vaya! hay otra Esther...

mertxu dijo...

Precioso, querida amiga. Ésto si que es un buen regalo de San Valentín. Transformemos esta consumista fiesta en el día de la poesía, de la expresión de los sentimientos, del amor sincero que no pide nada a cambio.
En el día de la LÍRICA
( no dejemos que sean malos tiempos para la lírica)

Anónimo dijo...

Tal vez pueda interesarte este post:
http://blogs.ya.com/bagatelas/c_51.htm#comment_1
Un abrazo cordial y gracias por tus comentarios en mi blog. Ricardo L. Rodríguez.

Ana dijo...

Gracias a todos por vuestras amables palabras.

Javi, también a ti te dio por la lírica este día, con hermosos versos por cierto.

Perséfone, Anna, Esther, esto de tener alumnas tan sensibles es contagioso.

Esther y Mertxu, gracias, nombramos día de la lírica al 14 de febrero.

Ricardo, me encanta leerte por aquí. Gracias por el enlace, veo que Safo y sus síntomas han sido un lugar común estos días.

Lo que espero es que este espíritu lírico no termine conmigo, se me hace difícil en ocasiones llevarlo demasiado a flor de piel. Nada que no cure un buen montón de nata :-)

gemma dijo...

Acompañada de un chocolate caliente. Versos de Ca
tulo para desintoxicar un poco...de tanta miel.

Vivamos y amemos, oh Lesbia mía,
y démosles menos valor que a un as
a las voces de los viejos severos.
Los astros pueden morir y volver;
muerta nuestra breve luz, deberemos
dormir una última noche perpetua.
Dame mil besos, seguidos de un ciento;
luego otros mil, luego un segundo ciento;
luego otros mil seguidos, luego un ciento.
Después, hechos ya muchísimos miles,
revolvámoslos, para no saber
ni nosotros, ni el malvado que mira
acechante, cuántos besos nos dimos.



tulo para desintoxicar un poco...

Alejandro Romero Ramírez dijo...

El poema es hermoso y nuestro poeta Catulo lo sabía así que se inspiró en Safo para escribir:

Ille mi par esse deo videtur,
ille, si fas est, superare divos,
qui sedens adversus identidem te
spectat et audit
dulce ridentem [...]


Semejante a un dios me parece aquél
que, si es posible, supera a los dioses
quien te contempla
frente a ti sentado
y es escuchas su alegre sonrisa [...]

He aquí, para todos ustedes un fragmento del poema y la traducción realizada por su amigo Alejandro Romero Ramírez

desdelatrincheraequivocada dijo...

¡Qué maravilla! Encontrar a los viejos (¿puede ser viejo lo eterno?)clásicos en esta "internete" de nuestros pecados.

Gracias, gracias, gracias.

Ah, por cierto la paráfrasis que hace Catulo del poema de Safo siempre me ha parecido pálida; sorprendentemente para el neotérico.