Pensamientos

domingo, 27 de noviembre de 2011

Chiron en Santiago

Imagen de Néstor Alonso  

Hace tres años un equipo de chironianos desembarcaba en Santiago de Compostela con muchas ganas de compartir ideas y entusiasmo entre los compañeros de clásicas gallegos. Aunque hubo algún contratiempo todos guardamos un hermoso recuerdo de esa experiencia.
Este fin de semana los dioses han sido más favorables y hemos podido repetir la experiencia sin contratiempos. Desembarcados de lugares muy distintos (Canarias, Extremadura, Catalunya, Comunidad Valenciana) de nuevo hemos compartido intensas sesiones sobre tecnologías y redes con los clásicos gallegos.
Era un programa muy ambicioso, cualquiera de sus apartados puede ser un curso independiente por méritos propios. Hemos tenido la suerte de encontrarnos, en algún caso reencontrarnos, con compañeros dispuestos a permanecer encerrados todo el viernes por la tarde y sábado completo entre pantallas. Es un orgullo pertenecer a esta gens classica con tantas ganas de aprender. Ha sido una fortuna contar con esos asistentes con tantas ganas de seguir aprendiendo, qué privilegio conocerlos.
El abanico de contenidos era muy amplio. Se habló de la búsqueda de textos y los asistentes de traducción, de imágenes y licencias (y eso que no estaba nuestro experto en derechos de autor), de moodle, de redes sociales, de publicar en la red, hasta de los Ludi Saguntini. El bloque que me correspondió englobaba RSS, marcadores, lifestreaming, PLE. Muchas palabras nuevas para conceptos no tan recientes. He de agradecer al grupo de Novadors, especialmente a Juanfra, Jaume, Jordi y Linda, todo lo que he aprendido de ellos sobre estos temas. Hubiera sido imposible presentar este bloque sin seguir el camino que ellos me han mostrado tantas veces. Espero haber podido transmitir alguna de esas ideas en las sesiones. Queda la presentación y el resto del material en el aula virtual del curso a disposición de los asistentes. Tiempo tendrán para mirarlo con calma y asimilar la cantidad de propuestas que hemos ofrecido en los talleres.
Hemos tenido también tiempo de pasar momentos muy especiales, como la entrañable visita de Fernando, como las risas a propósito de ciertas habitaciones japonesas, o las espléndidas comidas y cenas que nos había organizado Álvaro. Hasta tuvimos alguna celebración chironiana regada con cava al dar las campanadas del viernes.
Dejo para el final el agradecimiento especial para los compañeros chironianos, elementos imprescindibles en mi aprendizaje continuo. Nada hubiera sido posible sin ellos: Carlos, nuestro admirado presidente, nunca será consciente de todo lo que le debo, su genialidad y generosidad son mi estímulo diario; Luis, nuestro eficiente secretario, siempre dispuesto para todo lo que se le pida; Olga, que sabe conjugar la experiencia y la sencillez, haciendo fácil lo más complicado; Margalida, capaz de seducir a cualquiera con esa alegría de la que no se separa nunca; Sebastià, que a pesar de no haber podido capturar los mejores momentos en esta ocasión, siempre comparte su especial mirada sobre cualquier asunto; Juanvi, que a pesar de su divinidad no pudo hacer un pecha kucha con 280 imágenes, ¿cómo hablar de los talleres y de la Domus en tan poco tiempo? Eso hay que vivirlo, como todos sabemos. Pero el éxito de este fin de semana hay que agradecérselo muy especialmente a Álvaro, anfitrión cariñoso y eficaz, capaz de movilizarnos y convencernos de que era posible su propuesta, ¿quién podía creer que se podían dar tantos contenidos en tan poco tiempo? Y además disfrutar con ello. Gracias, compañeros, es un placer trabajar con vosotros.
Terminó #chironsantiago pero vivirá mucho tiempo en nuestros recuerdos.

8 comentarios:

Álvaro P. Vilariño dijo...

Gracias a vosotros por vuestra entrega. Sois los mejores!

Olga dijo...

Fantástica crónica de un finde intensísimo e inolvidable. Y es que tenemos unos compañeros magníficos. Gente que ha traducido a Platón, Lucrecio, Esquilo o Salustio, ¿no va a poder con moodle, twitter, los PLE y lo que les echen?
Gracias a Álvaro por su dedicación y sus atenciones. Y sobre todo por su inagotable vitalidad.

Luis Inclán dijo...

Como siempre, la primera y la crónica más atinada. Con amigos así, al fin del mundo. ¡Ah! Y muy discreta la referencia a las campanadas del viernes!
Gracias por todo, Ana.

Magdalena dijo...

De nuevo, gracias por vuestro contagioso entusiasmo. Desde que os conocí en el anterior curso de Chiron en Santiago, sé, como Álvaro, que no hay profes mejores que vosotros.

Manuel Rodríguez Santos dijo...

Gracias a todos por ese fin de semana de aprendizaje intenso en Compostela. Los relatores maravillosos y pacientes siempre dispustos a dar un paso atrás para resolver nuestras dudas -algunos tuvimos nuchas-. Con su buen hacer avanzamos en la web 2.0 y conseguimos a la vez acercar y hacer más atractivas nuestras materias a los alumnos. Gracias de nuevo por tanta generosidad, por tan gran altruismo.

Susana Losada dijo...

Todavía estoy saboreando el fin de semana. Estoy de acuerdo con Magdalena y a lo de mejores profes añado mejores personas, por todo lo que sois cpaces de comunicar.

Ricardo dijo...

¡Enhorabuena a todos/as! ¡Vaya envidia para quienes vivimos allende los mares! ¿Cómo puede ser que una de las insignas quironianas sea de las Afortunadas y todavía el Centauro no haya pasado por aquí? Un fuerte abrazo.

Daniel Fleischmann dijo...

Muy agradecido quedo por haberos tenido de profesores a los Super-Quironianos. Ha sido una experiencia οὐ μόνον muy enriquecedora, ἀλλὰ καί motivadora. Χάριτας πολλὰς ὑμῖν πᾶσι ἀεί ἀποδώσω!