Pensamientos

miércoles, 9 de octubre de 2013

De estreno

ἔχομεν τὴν οἰκίαν!

En nuestro centro llevamos ya unos años con aulas temáticas. Las ventajas son indudables: se pueden tener los materiales específicos de cada materia, las aulas se cuidan más... Nuestro departamento, por aquello de ser minoritario, ha estado desde entonces rellenando huecos aquí y allí, ya que con la saturación de grupos no había forma de poder tener un espacio propio.

Este curso han cambiado las cosas. Solicitamos para el departamento la utilización de la vivienda del conserje (vacía desde el curso pasado). Gracias a la colaboración de compañeros y especialmente del equipo directivo, ya podemos decir que tenemos oikía, que es como hemos llamado a esa aula, oikía alfa le ha llamado Mario, un alumno de 3º, porque dice que es la primera :)

No es un gran espacio, tampoco tiene una forma pensada para aula (es triangular), le hacen falta todavía algunos complementos (sobre todo tecnológicos) pero estamos muy contentos de haber estrenado este nuevo reducto griego.

Esperamos ir personalizándola a lo largo del curso con la ayuda de los alumnos, que están encantados de esta casa que es también suya.


4 comentarios:

Mertxu Ovejas dijo...

Enhorabuena , Ana. Ya era hora. No sabes lo bien que se siente una rodeada de todos sus trastos: unos posters, unas fotos, unos libros...y una columna con la cabeza de Medusa. :D.
Si yendo y viendo de clase en clase hacías un magnífico trabajo, ahora que estás en un lugar fijo, el trabajo será mucho más que magnífico ( me falta vocabulario).
Y yo más que οἰκία ἄλφα, la voy a llamar ἡ οἰκία τροφός, :D.
....debo pensar en un regalo de inauguración...¿Una cabeza de Medusa? Para que os proteja de malos espíritus.
Saludo a todos los habitantes de la oikia.

Mariló dijo...

Feliciter!!! Anita, siempre en vanguardia, disfrutadla!!!

Fernando Blaya dijo...

Una pasada, Ana¡ Enhorabuena¡ Que la disfrutéis mucho¡¡ Φιλἠματα¡¡

Ricardo dijo...

Enhorabuena por el logro y a disfrutar mucho de ese espacio que pronto será no sólo clásico sino, seguramente, la envidia del insti. Te deseo un excelente curso escolar, Ana. Un abrazo.