Pensamientos

martes, 26 de julio de 2011

Iter inter Pares

Imagina por un momento que puedas practicar una lengua clásica en un locus amoenus rodeado de amigos con ganas de aprender y de compartir ideas. Imagina que puedes hablar latín y griego el tiempo que quieras (sin que nadie te mire raro) y que puedes preguntar las dudas que vayan surgiendo (quomodo dicitur...?) sabiendo que entre todos se puede encontrar la mejor opción. Imagina que encuentras un lugar, el momento y la compañía para partirte de la risa con bromas de filólogos (etimologías, juegos de palabras y esas cosas que solo se comentan entre compañeros). Imagina que puedes estar horas discutiendo con colegas sobre el uso correcto de una palabra latina, o su origen, o su tradición, o su evolución y distintos usos a lo largo del tiempo. Imagina que puedes preparar actividades para usar el latín y el griego como lenguas vivas, que después puedes presentarlas a tus compañeros y mejorarlas entre todos. Imagina que te diviertes aprendiendo y practicando lenguas clásicas. Imagina todo eso y estarás pensando en el Iter inter Pares.


Comenzó como empiezan estas cosas, de una larga conversación entre amigos a medias entre el ojalá y el podríamos. En poco tiempo se busca y se encuentra un maravilloso lugar donde sentirnos a gusto, con piscina y wifi (los dos requisitos imprescindibles). Se plantea el formato: trabajaremos por grupos, prepararemos actividades por la mañana y las pondremos en común por la tarde. Se busca a los amigos dispuestos a sumarse a esta aventura. Y llega el Iter.

Ojalá pudiera describir todo lo vivido: las risas, los momentos entrañables, las comidas, las discusiones (de buen rollo), las actividades, los juegos, las miradas cómplices, las bromas... pero me siento incapaz, superada por sensaciones y recuerdos. Hemos trabajado mucho, muchísimo, aunque nadie se ha visto obligado, todo iba surgiendo de las ganas que traíamos todos de casa. Hemos organizado y preparado cosas que nunca pensamos que seríamos capaces de hacer en tan poco tiempo. Hemos aprendido y aprendido y aprendido. Hemos disfrutado de buena compañía, compartiendo, sumando siempre a partir de las diferencias que cada uno traía. Algo hemos ido contando de todo eso, hay algunas imágenes para el recuerdo y más actividades como esta:

He vuelto con las maletas cargadas de buenos recuerdos, muchas ideas para poner en práctica el año que viene y sobre todo, con unas amistades inolvidables.

Empezamos a preparar el II Iter, esto hay que repetirlo.

6 comentarios:

bías dijo...

El último día, antes de marchar a casa, hicimos una valoración del Iter. Algunos hablaron y dijeron cosas muy sensatas y bien expuestas.
Después he reflexionado y, como ofreces esta posibilidad de que más gente conozca mi opinión, la expongo.
Hay muchos aspectos por comentar:
1. El lugar resultó óptimo. Aunque las casi desérticas tierras circundantes resultaban inmisericordes en las horas centrales del día, la situación de la casa, el arbolado, la brisa que soplaba, la piscina y las paredes de la propia vivienda, hicieron que no pasáramos calor. Se durmió bien, se comió de lujo y muy equilibrado, descansamos cuando tocaba, nos bañamos cuando era preciso. Sólo las muscae domesticae, como diría el Platón de la Schola Athenarum, quam molestae erant!.

2. Los organizadores trabajaron y prepararon el Iter con esfuerzos titánicos. Sí, porque el Trade verbum, el Unum, duo, tria, el ludus sacculi, y todas las demás cuestiones de infraestructura e intendencia llevan mucho trabajo. Todo salió, sin embargo, muy bien, a pesar de un quítame allá esas pajas con la forma del "roscón" del trade verbum, en parte por el pluriempleo de los presentadores-azafatos-contadores-cronometradores, que no daban abasto en sus múltiples labores. Creo que el éxito de este primer Iter les debe llevar a preparar con ilusión el Iter II, ya que el debut ha sido magnífico. Eso sí, búsquense un o una ayudante. Anna et Germane, maxmas gratias vobis agimus. Feliciter! Labor improbus omnia vicit!

3. Los compañeros han resultado una delicia. Sólo conocía a tres, y de éstos, a uno sólo de nombre y por una intervención en Sagunto. A los otros 4 no tenía el placer. Y nos hemos llevado muy bien. Convivir es difícil, aunque sólo sean cuatro días. Cada uno tenemos nuestro carácter y en ocasiones se puede chocar, pero se ha impuesto un clima agradable en el que la timidez de unos, la elegancia de otros, el sentido del humor de otros, la complicidad del de más allá, la socarronería de buen rollo de aquél o la paciencia de éste, han obrado el milagro de una armónica convivencia. Me he sentido muy a gusto entre todos vosotros, me lo he pasado en grande, me he reído mucho y he hecho buenas amistades.
Omnibus gratias.

4.El trabajo ha sido grande. No lo parece hasta que te pones a reflexionar: un juego de vestigia, unos juegos olímpicos, un cuento en latín con imágenes del lugar, dos presentaciones con fotografías en latín de la casa, el video de la Escuela de Atenas, otro interrupto del monje escribano, el cuento de Auricomula, obras teatrales breves sobre Ícaro y Dédalo o el juicio de Paris, dos trabajos sobre textos o fábulas, el texto del fantasma de Plinio, la traducción al latín de la página web de la casa, la traducción al latín de un video cómico, los propios juegos montados por los organizadores que han requerido mucho esfuerzo y tiempo, etc, etc.

En definitiva: cuatro días muy agradables, llenos de risas, trabajo, complicidad, buena armonía, descanso.

Debería haber escrito este comentario en latín, pero no son horas.

Bueno, confío en que haya Iter II. ¡Yo me apunto!

Ana dijo...

Gratias plurimas, amice, ob tuas cogitationes.
Con tus palabras muestras que no solo fue impresión mía lo bien que lo pasamos, te agradezco que lo expliques porque empiezo a tener fama de "entusiasta en exceso".
Nos apuntamos al II Iter sin dudarlo, no podría imaginarlo sin tu compañía.

Germán González dijo...

Muchas gracias por estas palabras, yo no hubiera podido explicarlo mejor. Ha sido una experiencia inolvidable, sobre todo, gracias a los participantes que os atrevisteis a formar parte, pues sin vosotros no habría sido posible. No puedo remediar el gritar bien fuerte: A por el ITER 2012!!

Esther dijo...

De todas formas, jugábais con bastantes ases en la manga; no conozco a todos los participantes pero sí a la mayoría, y con gente como vosotros el éxito está asegurado,tanto en la diversión como en el trabajo.
Enhorabuena a todos por hacer que el I Iter haya sido un exitazo rotundo. ¡El año que viene más y me apunto, claro!

Mariló dijo...

Siento mucho haber tenido que renunciar en el último momento, me he perdido un "iter" impagable, prometo no faltar al próximo! Con personas como vosotros el éxito estaba garantizado de antemano!Bonae feriae omnibus!

Gemma dijo...

¡Enhorabuena a todos!